Saltar al contenido

Deseos de Vida en Medio de la Muerte

Deseos de Vida en Medio de la Muerte

Kamila era una joven de 12 años que vivía con sus padres y en la ciudad de California, la cual llevaba una vida muy tranquila, donde el compartir en familia era esencial al ser la única hija de la pareja. Todos los fines de semana se reunían con en casa de su abuela y allí junto a sus tías, primos y otros parientes, la pasaban de maravilla.

El día su cumpleaños número 13 sus padres le prepararon una hermosa sorpresa, hicieron un video desde que ella estaba en el vientre de su mamá hasta el presente, allí se veían los momentos más felices que habían pasado juntos, los cuales grababan cada vez que salían o compartían con sus conocidos. Y al finalizar de verlo le obsequiaron una cadena con un dije en forma de corazón, el cual tenía dentro de él una foto en miniatura de los tres juntos y le prometieron siempre cuidarla y amarla, algo que llenó de una inmensa alegría el corazón de Kamila.

Al día siguiente, Kamila se despertó muy temprano como siempre para ir al colegio, sus padres siempre la llevaban hasta allí en un pequeño carro que tenían al cual le llamaban el camastrón, porque lo compraron usado y estaba bastante viejo cuando lo hicieron, por lo que cada día se le dañaba algo nuevo. Pero esta pequeña familia le tenía un especial cariño, porque el camastrón los acompañaba a cada una de sus aventuras y nunca los había dejado mal.

Camino a la escuela, al pasar una tres cuadras, todos venían conversando sobre lo que iban a hacer de regreso a casa, cuando de repente un sonido muy fuerte les interrumpió y vieron venir una fuerte luz, Kamila no sabía lo que pasaba, sintió un sacudón y a partir de allí, comenzó la confusión, sentía que iba y venía, escuchaba ruidos, voces, su corazón palpitaba muy fuerte, no podía ver con claridad, pareciera estar en un túnel donde apagaban y prendían la luz…así estuvo cierto tiempo y después se desmayó.

Al despertar, no sabía dónde estaba, aún aturdida por lo sucedido y muy adolorida notó que se encontraba en el hospital y que su abuela estaba a su lado, intentó hablar pero estaba entubada, entró en pánico y se desmayó nuevamente. Al volver a abrir los ojos, volvió a ver a su abuela y ya no estaba conectada a tantos aparatos; le preguntó a su abuela qué le había pasado, respuesta que tardó en responder, le dijo que habían tenido un accidente camino a la escuela debido a un conductor ebrio que no respetó la luz del semáforo, pero ya la policía se había hecho cargo de él.

Luego, Karla pregunto por sus padres y su abuela se puso a llorar sin decirle nada, comprendiendo que habían fallecidos en aquel accidente, un día que jamás podrá olvidar, un día después de ese cumpleaños tan especial; pareciera como si ellos sabían que no iban a estar con ella por mucho tiempo. Kamila, se había quedado sola, sin las dos personas más importantes para su existencia.

Su vida cambió totalmente desde ese momento, el brillo de su mirada se apagó y ahora prefería quedarse en casa mirando los videos de ella y sus padres que ir a casa de su abuela, la muerte de sus padres le había robado su razón de vivir, a tal punto que solo salía de casa para comprar algo de comida con unos ahorros que le habían dejado sus padres.

Un día camino al súper, notó que una extraña mujer la seguía, así que sin pensarlo mucho le preguntó por qué la estaba siguiendo y esta le respondió “yo soy una bruja y he visto tu dolor, así que quiero concederte un deseo, mañana estaré aquí esperándote para hacerlo realidad, piensa bien en lo que vas a pedir, porque de eso dependerá tu futuro” y al terminar de hablar desapareció.

Karla la buscó por todos lados y no logró encontrarla, pensó que se estaba volviendo loca, que estaba viendo alucinaciones, así que siguió caminando, compró sus alimentos y regresó a casa. En la noche, volvió a soñar con la misteriosa mujer repitiéndole lo mismo una y otra vez. Por lo que al despertarse no dejaba de pensar en su sueño y deseo que podría pedir. Pero ese día no quiso salir de casa.

Al día siguiente volvió a salir para el súper y allí estaba la bruja esperándola, se le acercó y le dijo “Te estaba esperando para cumplir tu deseo, ¿lo pensaste?” y ella sin titubear le respondió “Si, quiero ver a mis padres vivos”, la bruja la miro directamente a los ojos y le dijo “Tú deseo se hará realidad, pero si te arrepientes todo volverá a comenzar, sin poder recordar” y nuevamente desapareció. Karla pensó que aparecerían sus padres cerca de ella como en un acto de magia pero nada de eso pasó, se puso muy triste y regresó a casa.

Cuando entró, percibió un olor que venía de la cocina y al llegar allí estaba su madre sirviendo la mesa y su padre sentado leyendo el periódico, sus lágrimas rodaron por sus mejillas y se lanzó a abrazarlos, pero notó que éstos parecían unos robots, no hablaban, no se reían, solo cumplían con sus deberes, la atendían y ya, estaban como vacíos…pero ello no le importó, su deseo se había cumplido, esa noche puso los videos que habían grabado para ella y lo repetían una y otra vez.

En la mañana llamó a su abuela para que viera a sus padres, pero al llegar a casa la abuela de Karla, esta pensó que su nieta había enloquecido porque ella no podía ver a los padres de Karla y ella insistía que estaban allí.

Desde ese momento Karla se dio cuenta que solo ella podía ver a sus padres, decidiendo no salir de casa por temor a que desaparecieran, pero con el tiempo notó que ella no era feliz porque sus padres ya no eran los mismos, pareciera que solo estaban allí para complacerla, legando a pensar que ellos tampoco eran felices.

Esa noche se acostó muy triste y al quedarse dormida soñó que su madre se le acercaba y la abrazaba fuertemente diciéndole al oído “Cariño, tu padre y yo te amamos y nadie, ni siquiera la muerte podrá cambiar lo que guardamos en tu corazón, debes dejarnos ir, nosotros ya cumplimos nuestra misión aquí en la tierra, en su momento te tocará a ti unirte a nosotros, por lo pronto acepta lo ocurrido, la vida continúa para ti, haznos sentir orgullosos y has lo correcto, recuerda que siempre estaremos cerca de tu corazón”.

Al despertar, se levantó de la cama, se aseó, le dio un fuerte abrazo a sus padres y fue a pedirle a la bruja que eliminará su deseo, la bruja le pidió que cerrara los ojos y susurro a su oído “despierta” y al abrir los ojos estaba en el hospital despertando un día después del accidente, pero esta vez Karla asumió la muerte de sus padres con serenidad y siguió con su vida sabiendo que dos ángeles la cuidaban desde las alturas.

¿Qué nos enseña Deseos de Vida en Medio de la Muerte?

A veces nos apegamos tanto a esta vida y a las personas que al perderlas quisiéramos tener un deseo para regresar el tiempo y volver a comenzar; pero lo cierto es que la muerte es parte de la vida y debemos aprender a vivir sabiendo que llegará el final, recordando siempre a esas personas que han dejado escrito en nuestros corazones momentos de felicidad que nunca olvidaremos. Esa debería ser nuestra meta en esta vida, sembrar alegría y momentos que ayuden a otros a sonreír después de nuestra muerte.