La niña del columpio

La niña del columpioTe traemos hoy una leyenda corta de carácter verdaderamente terrorífico, se trata de una misteriosa aparición divisada reiteradas veces en plazas y sectores de juegos para niños, la leyenda de la niña del columpio.

Cuenta la historia que un grupo de cuatro niñas menores de diez años se encontraban una noche de verano disfrutando de los característicos juegos de plaza, columpios, toboganes y demás formaciones recreativas. Realmente se trataba de un horario no muy recomendable para que estas pequeñas niñas se encontrasen jugando en una plaza, ya que era aproximadamente media noche.

Todo marchaba a la perfección entre las niñas, hasta que en determinado momento los focos de la plaza parecieron comenzar a mostrar fallas. Una intermitente luz cercana a los columpios se hizo presente, aunque las niñas no prestaron atención al hecho y continuaron divirtiéndose.

Momentos más tarde, los focos se apagaron completamente por unos minutos, las niñas decidieron mantenerse juntas durante este lapso, hasta que por fin la luz regresó, aunque no la calma. Las niñas observaron a la lejanía una presencia sentada en un columpio, parecía tratarse también de una niña, aunque esta se encontraba solitaria, inmóvil y callada.

La presencia de esta extraña pequeña dejó anonadadas al resto de las niñas en la plaza, aunque tomaron la decisión de acercarse y hablar con la misma. Poco a poco las cuatro niñas iban acercándose a la ubicación de esta pequeña que se encontraba de espaldas, haciendo reiterados llamados y esperando una respuesta que muy pronto llegaría.

Ya a unos escasos metros de los columpios, las cuatro niñas simplemente se detuvieron y esperaron la respuesta de la pequeña del columpio, lo que observaron fue algo totalmente terrorífico. La niña comenzó lentamente a voltear su cabeza, si, simplemente su cabeza, de una forma totalmente antinatural, un giro de 180º.

Las cuatro niñas contemplaron la cara de la pequeña del columpio, una cara terriblemente deformada y tenebrosa. Dicho esto, las niñas emprendieron la huida de la plaza, corriendo como nunca antes en sus vidas.

Hoy en día la presencia de esta curiosa niña no ha sido divisada por otras personas, aunque corre el rumor de que este columpio durante calurosas noches de verano se mueve misteriosamente en soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *