Saltar al contenido
Cuentos de Hadas

Ya no oraré por ti

Ya no oraré por ti

Esta es una historia de la vida real que le ocurrió a una joven llamada Carmen en el año 2000, un año muy activo a nivel religioso, ya que muchas personas creían que el mundo se acabaría. Carmen fue una de estas personas, la cual se unión a una de las tantas religiones que surgieron en busca de personas desesperadas de que sus pecados fuesen perdonados antes de que terminara este mundo.

Aunque Carmen no era una “pecadora”, decidió unirse a las demás personas, participando en una religión donde se ayudaba a otras personas a sacar los demonios que tenían en sus vidas con ayuda de la oración. Lo cierto es que como Carmen era una persona de Fe, siempre era llamada a participar en casos de personas que parecían estar endemoniadas, con el fin de sacar a dichos demonios de sus vidas en nombre del poder divino.

Un día, una de sus compañeras de clase, le contó que le estaban pasando cosas extrañas, que su papá ya no sabía dónde llevarla y le decía que se estaba volviendo loca; esta decía que en su cuarto había un ente que le prendía y apagaba la luz del cuarto y los aparatos eléctricos, pero lo peor de todo era que se le aparecía en la noche como una figura transparente, se le montaba en la cama y a veces hasta sentía que la tocaba, razón por la cual ya no podía dormir ni de día ni de noche, lo cual se le notaba porque se veía cada vez más cansada y afectada por la situación.

Cuando su compañera comenzó a dejar de asistir al colegio, esta se preocupó mucho y decidió ir a visitarla para ver lo que había ocurrido. Al llegar, toda la casa estaba hecha un desastre, su papá tenía más de una semana que se había tenido que ir a trabajar fuera de la ciudad y la dejó sola en casa; ella le contó que a partir de ese día todo comenzó a empeorar, ese ente la atormentaba tanto que ya hasta nombre le había puesto, lo llamaba “El pana Martí”, su mirada estaba descontrolada y los nervios se les notaban al hablarle de lo que le estaba sucediendo.

Al ver todo lo que le estaba pasando a su amiga, le prometió que oraría por ella para que esa entidad no la siguiera molestando, le dio un abrazo y se fue a su casa. Cuando Carmen entró a su habitación se acordó de su amiga y comenzó a orar por ella, eran muy temprano del día todavía, por eso al terminar de orar fue a darse una ducha para descansar un rato y levantarse para ir a su iglesia a las jornadas de oración.

Cuando apenas se recostó de la cama se quedó totalmente paralizada, Carmen no podía moverse ni decir palabra alguna, pero podía ver todo a su alrededor; de repente notó que de la ventana de su habitación se comenzó a formar una especie de remolino, del cual salió una figura masculina que se le lanzó encima y la apretaba cada vez más fuerte rugiendo como una especie de bestia amenazante… la estaba dejando poco a poco sin aliento.

Al principio le dio miedo y su corazón latía fuertemente, pero luego se acordó de su amiga y “El pana Martí”, era él sin lugar a dudas, el cual la había perseguido hasta su casa por interceder por su amiga; así que como no podía moverse, ni hablar, comenzó a orar en su mente con todas sus fuerzas, mientras más oraba, más fuerte eran los rugidos de esa cosa que no parecía darse por vencido, sin embargo ella nunca se dio por vencido, luchó tanto que la fuerza de la fe fue venciendo a aquel ente, el cual fue perdiendo sus fuerzas y desapareció repentinamente, dejando que Carmen se levantará de la cama.

Aún Carmen no podía creer lo ocurrido, se sentó un rato a analizar lo que le había ocurrido y llegó a pensar que todo había sido una pesadilla, por lo que no hizo mención a nadie sobre lo acontecido.

Pero para su sorpresa, esa madrugada notó que su hermana estaba despierta y fue a ver lo que le pasaba y esta le contó que estaba durmiendo tranquila, cuando de repente sintió que algo se le había lanzado encima y no la dejaba moverse, por lo que lucho un rato hasta lograr levantarse de la cama.

¿Cómo era posible que esto estuviera ocurriendo con su hermana? En ese momento Carmen se dio cuenta de que lo que le había ocurrido no fue una pesadilla y ahora el “Pana Martí” estaba en su casa, teniendo que contarle a su hermana toda la historia, para luego invitarla a orar para que esa presencia las dejara en paz. Y así fue, después de esa noche ese demonio las dej

Días después, vio que su amiga había regresado al colegio y tenía mejor semblante, esta al verla salió corriendo y la abrazó, luego le preguntó que si había orado por ella ese día cuando la fue a visitar, a lo que Carmen le dijo que sí, contándole todo lo que le había sucedido. Su amiga después de escuchar todo le dijo que desde ese día el “Pana Martí” más nunca la fue a visitar y pudo vivir sin miedo dentro de su propia casa.

Carmen se quedó sorprendida por lo que había escuchado, dándose cuenta de la fuerza que posee la persona que cree en lo divino y usa sus dones para hacer el bien, sin embargo se dio cuenta de que para hacer este tipo de cosas hay que estar preparados, ya que no se sabe a quién o quienes se están enfrentando., por lo que entre risas le dijo a su amiga “¿Sabes qué? ¡Ya no oraré por ti!”

Cuentos relacionados

¿Qué nos enseña Ya no oraré por ti?

Es por ello que mientras unos usan la oración para hacer el bien, otros la usan para el mal; pero es una herramienta que puede atraer entes o demonios no deseados, así que a partir de hoy si crees que no estas capacitado para vivir una experiencia como la que vivió Carmen, es mejor alejarse que comprometerse.

Lo divino siempre ha sido un tema muy controversial, hoy día existen un sinfín de religiones que dicen ser la verdadera religión, sin tener certeza de que lo son. Lo que si es cierto es existe algo que nos mueve y nos hace nacer, vivir, sentir, crecer y morir, lo cual al día de hoy sigue siendo una incógnita.

Por los momentos, seguirán existiendo cuentos e historias de luchas entre el bien y el mal, que nos sigan permitiendo dar nuestras opiniones sobre el tema. Lo que le ocurrió a Carmen es solo una historia real de esa lucha entre poderes espirituales. En tal sentido si crees que existe un ser divino que trabaja para el bien de la humanidad ¿Por qué no existiría uno que haga el trabajo contrario?

Así como gran parte del universo sigue siendo inexplorado, del mundo espiritual es mucho lo que nos hace falta descubrir, por lo pronto seguiremos rescatando historias que nos lleven a comprender los planos de nuestra existencia y el más allá.

Configuración